FESTIVAL DE CANNES Crítica de Cine “Pope Francis: A Man of His Word”: Faltó un poco más de humanidad


FESTIVAL DE CANNES
Crítica de Cine

“Pope Francis: A Man of His Word”: Faltó un poco más de humanidad

Por Galia Bogolasky






“Pope Francis: A Man of His Word” es el nuevo documental del gran cineasta alemán Wim Wenders, en el cual relata la vida del Papa Francisco.

El documental comienza con la historia de San Francisco de Asís, y lo usa como referente por el que Jorge Bergoglio incorpora su nombre como su nombre Papal. Luego saltamos a un momento interesante, año 1999 cuando Bergoglio era Obispo de Buenos Aires, y habla en una plaza llena de gente, con muchos argentinos venerándolo, y poniendo todas sus esperanzas en él.

Luego el documental va intercalando distintos momentos de su pontificado, recorriendo países, conferencias, eventos, ceremonias varias, todas llenas de gente, que lo proclaman y lo alaban. Esas imágenes van intercaladas con una entrevista hecho al Papa donde habla sobre los distintos temas en los que él cree; la familia, los niños, la religión, la pobreza, el amor, la riqueza, el dinero, el hambre, etc.

Mientras el Papa se va refiriendo a los grandes dramas de la humanidad, vamos viendo como recorre el mundo, desde los lugares más pobres y con más necesidades, hasta grandes eventos con los más importantes líderes políticos del mundo, desde Trump a Putin, y desde Pepe Mujica a Obama.

Debido a la cantidad de países que recorre, y los distintos eventos a los que asiste, la película se convierte en  un documento internacional, hablado en cuatro idiomas: el francés de la narración, los testimonios del Papa en Español, y los discursos en inglés e italiano.


Lo que hace Wenders es mostrarnos la increíble labor que hace el Papa, llevando la paz a todo el mundo, entregando apoyo a los más necesitados, y siendo un intermediario de los conflictos de las guerras, los refugiados y de el calentamiento global. Siempre mostrando que el Papa es bastante progresista en temas valóricos,  en comparación con la iglesia católica, mostrando su apoyo a las minorías sexuales, a las víctimas de pedófilos, y a los refugiados y pobres.

El documental cuenta con imágenes muy bellas, con grandes planos generales de los eventos a los que asiste, llenos de gente gritando por él, viajes en helicóptero, grandes panorámicas y todo muy bien cuidado. Además se van intercalando con recreaciones en blanco y negro de San Francisco de Asís, logrando hacer el paralelo entre la vida de estos dos hombres, en los que el director presenta esta conexión como punto de partida.

La película podría haber sido mucho más interesante si incorporaba más información sobre la vida de Jorge Bergoglio, de sus orígenes, de cómo llegó a convertirse en Papa, siendo de por si un gran logro, más aún siendo latino. La película hace referencia de la particularidad de su nombramiento, siendo el primer papa Jesuita y el primero de “Las Américas”, sin mencionar lo relevante de que más allá de ser de América, es sudamericano, específicamente argentino.

La película se queda en la nobleza del Papa, en sus siempre perfectas respuestas, en su labor humanitaria destacable por cierto, pero no logramos conocerlo más allá, más profundamente, lo que era tremendamente necesario al contar su historia.

El documental se queda como en el concepto más institucional, de la labor del líder de la Iglesia Católica, en sus misiones, en su trabajo, pero no logramos conocer a la persona.
A pesar de que el mismo dice, “somos todos iguales ante Dios”, el queda como un verdadero santo, incluso como un superhéroe, pero no como una persona, que se equivoca, que sufre, que no siempre es tan perfecto. Faltó un poco más de humanidad.  Al final parece que no somos todos tan iguales ante Dios.



Comentarios